“No he sentido ningún efecto adverso”: médica vacunada en Córdoba

La intensivista Clara Patiño se mantuvo en observación por espacio de 30 minutos, tiempo en el cual no sintió nada distinto al dolor que produce el pinchazo de cualquier inyección.

“No he sentido nada distinto al dolor del pinchazo que produce cualquier inyección, no he tenido ningún efecto adverso y estoy lista para recibir la segunda dosis dentro de 21 días”, dijo la intensivista intensivista Clara Inés Patiño Fernández, la primera médica vacunada en Colombia contra el COVID-19.

Lucía más tranquila que cuando se inició el proceso. Ya no estaba bajo el asedio de cientos de miradas, ni bajo el estricto rigor que implica estar cerca del presidente de la República. Ella es un tanto tímida y su función se enmarca dentro de una lucha constante por salvar vidas.

“Al principio tuve un poco de ansiedad, pero con el paso de las horas me he sentido más tranquila. La vacuna no me produjo absolutamente nada y estoy segura que es la mejor forma de ponerle fin a esta pandemia que nos ha mantenido en vilo”, señaló la profesional monteriana, quien desde hace cuatro años trabaja en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Jerónimo de Montería.

Convertirse en la primera persona vacunada en Córdoba significa para ella un gesto de reconocimiento a la labor que han venido desarrollando en la primera línea de atención, para salvar las vidas de los pacientes que se han complicado con el COVID-19.an Jerónimo de Montería.

Explicó que todo el procedimiento demoró aproximadamente una hora, incluyendo los 30 minutos que se mantuvo en observación y en los que por fortuna no sintió nada extraño. En forma permanente le tomaban los sígnos vitales y le preguntaban si sentía algo anormal.

Médica intensivista, la primera vacunada contra el COVID-19 en Córdoba

Madres comunitarias de Clemencia bloquearon La Cordialidad
Después de ese tiempo la trasladaron al hospital San Jerónimo donde continuó su trabajo normal. Hizo una ronda a los pacientes que tienen COVID-19, revisó que todo estuviera en orden y a las seis de la tarde se dispuso a llegar a su casa a compartir con su esposo y sus tres hijos la experiencia que había vivido y la esperanza que le asiste con la llegada de las vacunas.

En ese mismo lugar, el hospital de la ESE Vidasinú, del barrio La Granja, fueron vacunados cinco profesionales más, pues las primeras 1.332 vacunas serán aplicadas a la primera línea de atención del hospital San Jerónimo, Clínica Materno Infantil y Fundación Amigos de la Salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published.