Gobernación respalda la aplicación de Justicia Juvenil Restaurativa en Atlántico

Jueces, fiscales, defensores de familia, defensores públicos, docentes, rectores y miembros de equipos psicosociales, reciben esta semana en Barranquilla un ciclo de formación y actividades que buscan promover prácticas de resocialización que ayudan a resolver conflictos entre adolescentes, víctimas y la comunidad, como alternativa a la justicia retributiva.

La iniciativa, enmarcada en el Programa de Justicia Juvenil Restaurativa, es implementada bajo la normatividad, principios y procedimientos del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes (SRPA).

“Atlántico fue escogido por el Ministerio de Justicia para impulsar el modelo de Justicia Restaurativa, y orientar así los esfuerzos de quienes ya prestan servicios de justicia en lo local con el fin de analizar la prevención de la violencia y la reparación de los daños de una manera alternativa, con jóvenes infractores de la ley penal”, explicó el secretario del Interior, Jorge Ávila.

El funcionario destacó que el objetivo es lograr que la justicia para los menores de edad sea más eficaz y eficiente, aplicando herramientas alternativas como la Justicia Juvenil Restaurativa, la cual funcionado de buena forma en otras latitudes del mundo.

“Desde la secretaría del Interior Departamental, trabajamos también de manera integral en la prevención de la violencia intrafamiliar y de género, con las comisarías de familia en todos los municipios del departamento, y ahora de la mano del Ministerio de Justicia y el Instituto Internacional de Prácticas Restaurativas”, agregó.

Jesús Castro, juez tercero de Control de Garantías, manifestó que espacios de formación como los brindados por la Gobernación del Atlántico y Minjusticia permite a jueves y fiscales conocer en profundidad el alcance de la Justicia Juvenil Restaurativa, y articular esfuerzos para su puesta en práctica de manera efectiva en el departamento.

“La Justicia Restaurativa busca hacer un cambio en la forma como resolvemos los conflictos a nivel de la juventud. Lo que antes se resolvía a través de procedimiento penal, ahora se trabaja para que los jóvenes tengan un camino constructivo, más allá de sancionarlo con cargas retributivas, con el objetivo que se desarrollen como seres humanos y no vuelvan a cometer estas conductas”, señaló.

Agregó que los operadores de justicia y el sistema de responsabilidad penal para adolescentes tienen como finalidad no castigar al menor, sino buscar su desarrollo y rencausar su conducta. “Esta herramienta es importante para ejecutar la ley de infancia y adolescencia de forma práctica, en la realidad diaria que vivimos en los juzgados”.

En Barranquilla, aseguró el juez Castro, la Justicia Restaurativa se está implementando principalmente por medio del Principio de Oportunidad, una facultad de la Fiscalía General de la Nación para suspender o terminar una investigación penal al menor que cumpla con los requisitos para tal efecto.

“Por ejemplo, si el adolescente comete un delito pero se compromete a pedir excusas públicas y a la víctima por su conducta, se somete delante de los sujetos procesales a las exigencias de este tipo de resolución de conflictos, y su cumplimiento es verificable, se otorga el Principio de Oportunidad. Y los jueces de garantía somos los ejercemos un control para evitar excesos en su aplicación”.

Para la juez 45 de la Unidad de Infancia y Adolescencia, Lizia Ramos, la Justicia Juvenil Restaurativa tiene implícito el restablecimiento de derechos a través de herramientas jurídicas como el principio de oportunidad para jóvenes infractores y sus víctimas.

“Para su aplicación, se cuenta con el apoyo del grupo interdisciplinario del ICBF, con el fin de conocer en profundidad los orígenes de la delincuencia juvenil, de ahí la importancia de actividades formativas como la que nos entrega el Ministerio de Justicia y la Gobernación”.

Herramientas como la Justicia Juvenil Restaurativa permite: la terminación del proceso penal en contra del menor de edad, menos carga para los juzgados al acabar de manera rápida el procedimiento, la reconstrucción del tejido social al estar la víctima y el victimario en contacto, y el compromiso del infractor de cumplimiento de su compromiso mediante una verificación por parte del sistema de justicia.

La formación realizada sobre la Justicia Restaurativa tuvo como objetivos:

1. Que los funcionarios conocieran la justicia restaurativa y comprendieran su papel, como alternativa a la justicia retributiva, la cual sostiene que la retribución proporcional es una respuesta moralmente aceptable a la falta o crimen, independientemente de que esta medida produzca o no beneficios tangibles.

2. Diseñar o complementar rutas de articulación interinstitucional que les indique a los funcionarios el rol que deben cumplir en los procesos restaurativos, a partir de su respectiva competencia misional.

3. Aportar al sistema modelos de atención especializados que orienten el acompañamiento a las víctimas, al adolescente, las familias y la comunidad, en el marco de un proceso restaurativo.

4. Capacitar a los actores del sistema involucrados en el acompañamiento que requieren los procesos restaurativos, y configurar equipos de funcionarios que continúen con la aplicación de los modelos de atención y acompañamiento a la población beneficiaria.

Con la promoción de estas actividades de formación, la Secretaría del Interior del Atlántico contribuye a que la Administración Departamental dé cumplimiento al eje Institucionalidad al Servicio de Todos, que hace parte del plan de desarrollo Atlántico Líder 2016-2019.

ASESORÍA DE COMUNICACIONES
GOBERNACIÓN DEL ATLÁNTICO

Leave a Reply

Your email address will not be published.