Home Sin categoría BANDAS DE DELINCUENTES SE DISPUTAN EN CARTAGENA Y SANTA MARTA TERRITORIO PARA EXPANDIR EL MICROTRAFICO.

BANDAS DE DELINCUENTES SE DISPUTAN EN CARTAGENA Y SANTA MARTA TERRITORIO PARA EXPANDIR EL MICROTRAFICO.

Desde que inició el 2022, dos ciudades de la costa Caribe colombiana sufren con el incremento de homicidios selectivos que han alterado la tranquilidad de los ciudadanos, quienes se encuentran temerosos por los últimos hechos de sangre. Las cifras hablan por si solas, mientras que en Santa Marta se han presentado 9 homicidios en los 14 días que han corrido del año, en Cartagena las cabañuelas de la muerte anunciadas por el Clan del Golfo señalan 15 asesinados en 13 días.

En la capital de Bolívar en 48 horas fueron asesinadas seis personas, en medio de una confrontación entre grupos delincuenciales al que le han denominado la ‘Guerra de Los Sapos’.

En lo que respecta a Santa Marta, se ha generado una guerra por la disputa del territorio para el tráfico de drogas, durante el pasado puente de reyes, en 72 horas fueron acribilladas 5 personas por sicarios que se movilizaban en motocicletas.

Pareciera que los grupos al margen de la ley quisieran retomar el control que alguna vez tuvieron en el territorio los grupos paramilitares a finales de los 90 y principio del 2.000.

EL CORREDOR DE LA MUERTE

La mayoría de los crímenes que ocurren en Santa Marta se presentan en barrios en situación de vulnerabilidad ubicados en el oriente, sur y el corredor de la vía alterna al puerto, que de acuerdo a las autoridades es la zona donde se maneja el microtráfico de drogas.

A pesar que en estos puntos críticos, la Policía adelanta permanentes intervenciones, pareciera que los sicarios no tuvieran miedo, quienes acechan a sus víctimas y luego huyen con dirección desconocida, sin que hasta el momento las autoridades conozca la identidad de los sicarios que vienen sembrando el miedo en la capital del Magdalena.

El sector del 11 de Noviembre, es el que más casos de homicidios ha presentando. El año anterior los casos se registraron en su mayoría en Ondas del Caribe, Pescaito, Galán, entre otros.

A los hechos de criminalidad también se le suma las amenazas a algunos jóvenes de esa zona, a través de panfletos intimidatorios, en donde señalan quiénes podrían ser sus próximas víctimas.

En Cartagena, el panorama no es nada alentador, mientras que en Santa Marta la Alcaldía liderada por Virna Johnson trabajan de la mano con la Policía Metropolitana y el ejercito con operativos que buscan reducir el índice de criminalidad, en Cartagena, las autoridades guardan silencio y la opinión pública exigen una explicación.

GUERRA ENTRE CARTELES

Según las autoridades en Santa Marta, y de acuerdo al informe presentado en el último Consejo de Seguridad, los crímenes están relacionados a ajustes de cuentas entres bandas criminales que están dedicadas al microtráfico.

De los homicidios, que parecieran que fuera una limpieza social, dos están esclarecidos y hay capturas en flagrancia.

Mientras que las otras siete personas fallecidas tienen antecedentes por hurto, porte de arma, homicidio y tráfico de estupefacientes, por citar algunos.

En el ‘Corralito de Piedra’, es una situación que comienza a prender las alarmas, pues en su mayoría los sicarios actúan con frialdad cometiendo los actos a plena luz del día.

En la ciudad de Heredia, todo parece tener un inicio con la captura de alias «El Abogado» (septiembre del año pasado en el barrio Bocagrande de Cartagena), lo que pudo generar una vendetta entre soplones y enemigos de la organización.

En el 2019, alias «El Abogado» era el máximo cabecilla militar del Clan del Golfo en Cartagena, según señalan las investigaciones.

Días después fue asesinado, presuntamente en medio de una confusión, el médico Carlos Alberto Manjarrez Torres, cuando estacionaba su camioneta en el barrio El Country. En el edificio que residía operaba una célula de sicarios caleños a los cuales supuestamente iría dirigido realmente el atentado sicarial. También se presentaron los atentados fallidos contra alias «Pitalúa», así mismo fue asesinado alias «Blake» cuando iba de pasajero en un taxi en el barrio La Esperanza. «Pitalúa» y «Blake», al parecer, serían reconocidos jefes del microtráfico.

Varios de los asesinados han sido sindicados de pertenecer al Clan del Golfo, como Devian de Jesús Medina Quintana, estuvo preso por haber sido capturado en la operación «Darcón» en 2018 contra miembros de la organización de Urabá; Miguel Valoyes Palacios alias ‘el Manco’, había sido capturado en el 2019 en una operación en aguas del golfo de Morrosquillo. Estaba transportando 150 kilos de cocaína del Clan del Golfo. Richard Pérez Villa (familiar de un exconcejal de Cartagena), quien ya habría sobrevivido a varios atentados del Clan del Golfo.
Lo que haría pensar a las autoridades es que todo hace parte de un ajustes de cuentas, en donde sicarios del «Clan» están exterminando exmiembros de la organización, mientras se pelean el territorio que quedaron vacíos de poder luego de la captura de varios de los líderes de sus bandas aliadas.

En la ‘Perla de América, han sido asesinado alias ‘Dieguito’, ‘El Pez’, ‘Carlitos Plancha’, ‘Umañita’, ‘Cristian’, ‘Edgar’, Jeison Randy, Dagoberto De La Hoz y Carlos Lara.

De estas víctimas asesinadas en Santa Marta, 7 presentan anotaciones judiciales. Una de ella más de 30 anotaciones lo que confirmaría que sus muertes obedecen a ajustes de cuenta y pelea de territorio.

MEDIDAS PARA SANTA MARTA

Muy a pesar que el ministro de Defensa, Diego Molano se ha hecho el de la vista gorda con los sucesos ocurridos en Santa Marta, negando el incremento de pie de fuerza de la Policía permanente; la alcaldesa Virna Johnson en conjunto con la Policía y el Ejército Nacional se pusieron a la tarea de reestablecer la tranquilidad en la Ciudad.

Con polígonos de seguridad, comandos situacionales, operativos en puntos críticos, y el ofrecimiento hasta de 5 millones de pesos como recompensa a quien de información sobre las identidades y ubicación de 12 delincuentes más buscados, inician la guerra frontal contra la delincuencia.